La elección del postre es siempre motivo de debate entre novios y su entorno.

¿Hacer pastel nupcial, sorprender con una mesa de postres u optar por servir un postre individual en mesa?

Hay quien dice que en una boda tiene que haber corte de pastel, pero por suerte esto está cambiando. Cada vez son menos los novios que optan por esa opción queriendo innovar con otras opciones que sorprendan a sus invitados.

Los postres en mesa que pueden ser miniaturas de postres clásicos es una buena manera de cerrar un gran banquete con un último plato que aconsejamos no sea muy contundente, sobretodo porque el invitado tiene que poder levantarse de la mesa para la fiesta que empieza.

Si la elección de un solo postre resulta demasiado complicada, una buena apuesta es alternar dos postres distintos.

Las mesas de postre en todas sus modalidades aportan ese dinamismo que tanto necesitamos después de un gran banquete: es una manera de empezar a calentar motores para la fiesta. La gente se levanta y se sirve lo que más le apetece en ese momento.

Ahora bien, si quieres quedarte con los invitados y puedes añadir show al momento del postre, opta por una opción espectacular como puede ser un food truck dulce, o un postre escultura y descúbrelo con una cuenta atrás o en el subidón de tu canción para el momento. Seguro que así, nadie olvidará ese momento.

Consejo de Wedding Planner ten en cuenta si alguien cumple años ese día y sírvele un pequeño pastel en el que pueda soplar velas.