Los complementos que te hacen pisar fuerte.

Hace tiempo que no te das un caprichito, y se acerca ese día. Ocasión perfecta para lucir bien hombre, bien guapo y pisar fuerte para no pasar desapercibido.

Sabes que vas a ser el centro de todas las miradas y te repites: Don’t Stress, just feel the Success, este es tu lema al coger aire para entrar a la fiesta.

Allá vas, cabeza bien alta, pelo meticulosamente desordenado, posado desenfadado, alineado con las tendencias que has estado viendo furtivamente en el ordenador del trabajo; recordando aquella pose que tanto has ensayado, a escondidas, frente al espejo.

Por fin el ¡Woooow! Eso es lo que querías oír. Ahora, a tocar el cielo.

Nadie sabe las vueltas que les has dado a ese momento. El traje, elejido entre un millón, con el equipo de Xeviot. Estabas entre el negro y el azul. Finalmente, el azul te daba esa luz a tu tez morena que iba a hacer que todas se derritieran al verte pasar. Justo el efecto que querías para este momento.

El reloj, tu capricho, ese Jaeger Le Coultre que te encandiló en Joyería Grau, dónde viendo el look elegido, tuvieron claro que era tu mejor complemento. Los gemelos, de la misma boutique, tenían que ser elegantes, pero discretos, para que tu caprichito luciera como es debido.

Y de repente, entre la gente, los brindis y la embriaguez del éxito, un flash! El equipo de Mujer y Marido inmortalizando el momento. Espera! Recuerdas la pose? Esa es!

Pero….. aquí no se come?? Pensar eso y un camarero te tienta con un bocado al que no puedes decir que no. Come uno, rápido, antes de que la cámara capte como te derrites comiendo. A lo lejos, Vicenç Fajardo de Saò Catering te giña el ojo invitándote a caer definitivamente en la tentación.

Y por qué no? Déjate tentar, al final… un día es un día!