Bendito momento en el que en pleno baile, divisas a alguien con una hamburguesa caliente en la manos. Empieza la búsqueda de algún sustento para que el cuerpo siga bailando y dándolo todo.

Como Wedding planners siempre decimos que en el resopón de la boda no hay que escatimar. Hemos visto miles de formatos, desde la típica mesa Buffet dónde se puede encontrar salados y dulces, el resopón pasado por los camareros o bien formatos sorprendentes cómo food trucks y otros…

Según nuestra experiencia, hay que apostar por el salado: un bikini trufado, hamburguesita caliente, incluso la pizza, literalmente vuelan de la mesa! El dulce, sin embargo, es precioso, pero no tiene tanto éxito y siempre acabamos viendo muffins, brownies o carrot cakes olvidados al final de la boda.

Muy importante, si te va la marcha y quieres alargar la fiesta, ten en cuenta pedirle al catering un resopón más abundante para que tus invitados no decaigan y sigan dándolo todo hasta el final.