Mucho se está hablando últimamente de las bodas Millennials, de los hábitos de consumo de esta generación, como si fuéramos bichos raros o seres extraordinarios. 

Cuando nos gusta algo, lo queremos, ya! Cuando vamos a las tiendas miramos antes en Instagram….. y miles de cosas más que han cambiado en los hábitos de consumo. 

Pero vamos al grano, ¿qué queremos cuando nos casamos?

Nuestro espíritu emprendedor nos conduce a quererlo todo personalizado. Aquello que ya se ha hecho, lo damos por obsoleto y poco original así que la palabra personalización ya se nos queda corta, ahora tenemos que hablar de Hiper-personalización. Resumiendo, esto se traduce en “tengo una idea única y la quiero”

Hemos trabajado en mucho proyectos, y podemos presumir de no haber replicado absolutamente ninguno. Nuestro lema... Tú pide, nosotros pensamos y lo hacemos posible!

De esta manera hemos entrado un food truck en la sala de banquete desde donde la pastelería Escribà servía los postres elaborados en directo. Aquí la sorpresa fue para prácticamente todos, incluso para la novia! Ese mismo día cumplía 30 años, y el novio quiso sorprenderla a lo bestia, y lo consiguió. Gracias al equipo de Mas Cabanyes con quien siempre es un placer trabajar, pudimos organizar la logística de semejante montaje.

En otra ocasión, fueron los padres del novio quienes quisieron sorprender a la pareja. Sabían que querían una buena fiesta, así que buscamos a Brodas Bros para que después del baile hicieran de las suyas entre los invitados. El resultado fue absolutamente alucinante…Todas las mandíbulas desencajadas de la sorpresa. Para conseguir este efecto, decidimos empezar el show con una pequeña broma a los novios: junto con Kamal creamos el efecto de que caían los plomos del Convent de Blanes, 5 segundos después aparecían los robots. 

Una de las peticiones más enternecedoras, fue cuando unos novios nos encargaron una tarea fácil, pero fundamental para ellos. A la abuela de la novia le tenían que servir una tila entre el primer y el segundo plato, y al padre del novio se le tenia que cambiar la copa de cava para que siempre tuviera la bebida fría. Fue cuando hablamos con el equipo de Jubany Events para hacerlo posible, y así fue. Nunca olvidaremos la sonrisa de esa abuelita al ver que un apuesto camarero le traía la su tila!

Y tú, ¿qué quieres en tu próximo fiestón?