Llegados desde las grises tierras de Londres, los novios quedaron absolutamente prendidos del escenario en el que estábamos. Sólo tenían que elegir entre el marco del Jardín Botánico Marimurtra o el El Convent de Blanes. Pero…. ¿porqué no quedarse con los dos? Y así fue. La previa fue, cuanto menos, curiosa. ¡La novia quiso maquillarse ella misma! Todos nos quedamos de piedra y el equipo de El Marco Rojo y Mr. Color fue el único privilegiado autorizado a entrar en el improvisado salón de belleza.

El novio, por su parte, alquiló una casa dónde se preparó rodeado de familia y muchos amigos con los que la fiesta empezó bien pronto.

Por fin sonó el pistoletazo de salida de un día que prometía lleno de WOWS!! El Jardín botánico fue el lugar perfecto para reunir a los 60 invitados de la boda, todos llegados de puntos distintos del planeta: India, Reino Unido, Venezuela, Mallorca, Francia….. El primer Woooooow por parte de los invitados, que no sabían dónde se iba a celebrar la boda. En el punto de encuentro, en lo alto de las imponentes escaleras que se dirigen al Templet del Linné, todos alucinaban con el jardín que estaba en su momento de más espléndido del año.

Carlos, el novio, quiso bajar al altar acompañado por sus padres. La madre, espectacular con un vestido de Pronovias, el padre de Hugo Boss y el, novio con un diseño de Señor.

Llegó el segundo WooooooW: Al ver a Claire, la novia, acompañada por su hermano, mucho más nervioso que ella, ¡pero ya se sabe que acompañar al altar no es tarea fácil!

Una vez acabada la ceremonia llegó el momento de: LA FIESTA! Empieza lo bueno, dirección el Convent de Blanes. Siguiente Wooow al ver los invitados nuevamente el mar a sus pies.

Pianobar, acompañaba la velada sirviendo los clásicos cócteles italianos. Después de dos negronis, los más veteranos que sumaban entre ellos más de 180años, cogieron posiciones… y micrófonos, no pudieron resistir cantar las canciones de infancia de su Italia!

El equipo de Jubany Events no dejaba tregua a los paladares ofreciendo sus delicatesen a todos los presentes. ¡Algunos no podían ni imaginar que después de todo, aún les quedaba el banquete! Decorado por Rita Experience, todos alucinaban con semejante mesa imperial que parecía una gran mesa familiar…

¡Una vez sentados en la mesa, y estómagos contentos, nadie imaginaba lo que estaba por venir…ni siquiera los novios! Un apagón generalizado en el Convent dió paso a unos seres animados con mucha luz, los Brodas Bros: Wooooow! Fueron los encargados de, tras el baile nupcial, guiar a todos los invitados hacia la fiesta a cargo de Producciones Kamal y el Dj del año Chimi Hendrixx que se alargó hasta las muchísimas de la madrugada.