Hemos oído por ahí que éste es año raro, uno en el que la gente se “despierta” tarde, y no para tomar el café; imaginamos se siguen levantando a las prontísimas para llegar al trabajo con la mejor cara posible, sinó para organizar su boda. El Wedding Summit este año, sigue la misma línea; uno peculiar.

Después de aferrarse a la tendencia del Women’s Empowerment, Rosa Oliva, la directora de Wedding Media Internacional dió paso a uno de los Wedding Summit más cañeros jamás vistos.

Empezamos de buena mañana con el Efecto Colibrí, a lo que tu mecanismo natural de defensa reacciona en tu cerebro pidiendo… ¡CAFEEEEEEE POR FAVOR! Pero, Xavier Sala i Martín, con todo su arte y colorido, describió a la perfección dicho fenómeno, que no es más que los efectos colaterales de los avances tecnológicos (¡o naturales, claro!). Con su discurso, recorrimos desde las pinturas rupestres hasta la inteligencia artificial, pasando por penes de tiburones, la anatomía de la oreja y un sinfín de cosas que te llevan a reflexionar sobre la importancia de “observar” a la sociedad y romper paradigmas desde tu empresa.

Siguiente, Pilar Riaño del portal Modaes.es, empezó su discurso con una afirmación alarmista: “La moda está enferma”. Claro, al acto piensas, tendrá fiebre? No, no eso es imposible. ¿Se habrá roto algo? Tampoco! Pues bien, lo que le pasa es que se está quedando canija y después de un montón de gráficos que indicaban facturación, por los suelos… Pilar abrió un filo de esperanza animando a todos a abrir nuevos canales de venta como el online, que este sí… ¡FUNCIONA!

Seguimos con un chico jovencito y muy majo (y guapo), Javier de Mora, director de Kendu, quien nos habló de las “Experiencias in Store”. Empezó con un concepto interesante: La tienda del futuro. No penséis que van a ser tiendas dónde los dependientes sean drones y las prendas vengan de una impresora 3D, que quizás sí, pero este futuro queda aún muy lejano. De momento, lo que parece que todos buscamos al entrar en una tienda es una experiencia inigualable: shopping addicts, ¡preparaos que vienen curvas!

Por fin llegó el ¡CAFEEEEE!, con todos sus ñam-ñam-ñam y bla-bla-bla. ¡¡Pero vamos, que la comida de Monchos Catering estaba de vicio! un auténtico chute de energía para el cerebro. Entre bocado y bocado, el flash de Alícia García se hacía notar y así inmortalizar esta edición del Wedding Summit.

Inmaculada Urrea, experta en branding, ¡tenía preparado un bombazo! “He revisado más de 100 webs de empresas del sector nupcial y me parecen todas iguales” TOMAAAA!!! En la era de la diferenciación, puede ser que ocurra esto?? Pues sí, señores! ¿Porqué una boda tiene que ser SIEMPRE un cuento de hadas? Bueno, esto quizás lo dejamos para otro blog; pero porqué el sector nupcial está anclado en su zona de confort mientras que es uno de los sectores en que más deberían diferenciarse las marcas entre ellas. Urrea explica que una marca memorable es aquella que deja huella: “No es marca si no pasa por el corazón” que parece un tópico, pero es así. La experiencia tiene, o tendría, que ser WOW en todos los canales, desde el face-to-face con el cliente, la tienda, la web, las redes sociales, etc… La verdad, nos quedamos prendidos de esta chica, sobretodo, por su manera de decir las verdades.

Finalmente, después de una intensa mañana, la traca final; José Luis Nueno, profesor de IESE, nos habló del futuro de las tiendas de novias. ¡Qué eminencia de hombre! Los millenials y su nueva forma de consumir estuvo en el foco durante toda su presentación, así como lo que están haciendo las marcas para adaptarse a este nuevo target, comprar va a ser la bomba en un futuro muy próximo!